Poesías para niños con rima

Estas tres poesías para niños tienen rima y están escritas en cuartetas. La primera nos habla sobre la historia de tres cerditos que se parecen mucho a los del cuento, pero sin el lobo feroz. La segunda nos habla de los caminos y del camino más importante de todos, el del amor. La tercera es sobre cómo la lluvia cambia el aspecto de las cosas, como si fuese un pintor.

Disfruta de estas bellas poesías para niños que hemos escogido para ti y si te animas, puedes recitarlas o inventarles una música para cantarlas. Será muy divertido, inténtalo.

Los cochinitos dormilones

Los cochinitos ya están en la cama,
muchos besitos les dio su mamá,
y calientitos los tres en pijama
dentro de un rato los tres roncarán.

Uno soñaba que era Rey
y de momento quiso un pastel
su real ministro le hizo traer
quinientos pasteles nomás para él.

Otro soñaba que en el mar
en una barca iba a remar
más de repente a embarcar
se cayó de la cama y se puso a llorar.

Los cochinitos ya están en la cama,
muchos besitos les dio su mamá,
y calientitos los tres en pijama
dentro de un rato los tres roncarán.

El más pequeño de los tres
un cochinito lindo y cortés
ese soñaba con trabajar
para ayudar a su pobre mamá.

y así soñando sin descansar
los cochinitos pueden jugar
ronca que ronca y vuelve a roncar
al país de los sueños se van a jugar.

Los caminitos (David Chericián)

Caminito del humo
va la candela,
camino del silencio,
los ruidos vuelan.

Camino de la loma
la tierra sube,
caminito del agua
marcha la nube.

Camino de la fruta
marcha la planta,
camino de la tarde
va la mañana.

Camino del diamante
marcha el carbón
y en camino a tu casa
camino yo.

La lluvia tiene un pincel (Luz del Olmo)

La lluvia tiene un pincel
y quiere pintar un cuadro.
El cuadro de despedida
al invierno frío y largo.

Nubes grises difuminan
el rojo de ciertos llanos
y el verde que está meciendo
las canciones de los pájaros.

Modelan algunos surcos
lágrimas de despedida.
La sonrisa va naciendo
en busca de nueva vida.

Si tengo cierta tristeza
puedo llorar y llorar,
que un cuadro de primavera
el agua me va a pintar.