La abeja haragana

La abeja haragana

Escrito por : isabel
4 octubre 2009

 

La abeja haragana – de Horacio Quiroga

En una de las tantas colmenas, vivía una abeja a la que no le gustaba trabajar. Se pasaba los días paseando entre las flores y todo el polen que libaba, se lo tomaba.

La conducta de la abeja haragana molestó a sus mayores. Un día, las abejas ancianas que custodiaban la puerta, decidieron intimarla para que trabajara. La abejita contestó con desparpajo, que se cansaba de volar por allí.

La abeja haragana

Las advertencias se sucedieron y la abejita siempre respondía de manera insolente a sus mayores. Hasta que finalmente, llegó una tormenta.

Comenzaba a soplar el viento frío y la abejita se dirigió a la colmena para guarecerse. Cuando llegó a la entrada, las abejas no la dejaron pasar, por más que la abejita se lamentara.

Voló durante mucho tiempo, hasta que cayó al suelo. Agotada y friolenta, se arrastró nuevamente hasta la colmena, donde suplicó que la dejaran ingresar. Pero la respuesta continuó siendo negativa.

- No vas a morir, pero aprenderás tu lección. El descanso ganado con tu propio trabajo es el único que vale. Vete de aquí.

La abeja se arrastró por el suelo, sin fuerzas, hasta que cayó en la madriguera de una víbora. Era una culebra verde con el lomo color ladrillo, de las que se alimentan con abejas.

Cuando la abejita la vio, creyó que había llegado su fin. Pero la culebra sentía curiosidad por la abeja y le preguntó cuál era la razón para que estuviera fuera de la colmena a esas horas. La haragana confesó su culpa y la culebra amenazó con comérsela. Pero la abeja quería vivir y trató de convencerla diciendo:

- Me vas a comer porque soy más inteligente que tú.
- ¿Cómo te atreves a insultarme de esa forma? Haremos una competencia, la que haga la prueba más extraña, ganará. Si yo gano, te como.
- ¿Y si la que gana soy yo?- preguntó la abejita.
- Si ganas, pasas la noche aquí y mañana te marchas.

La abejita aceptó, pues no tenía alternativa. Mientras tanto, la culebra estuvo pensando una prueba que la abejita no pudiera superar.

La culebra salió de la cueva y tomó la cápsula de semillas de un eucalipto y la hizo bailar como un trompo con su cola.

Estaba feliz con su prueba, pues la abejita no podría superarla. Cuando el trompo se detuvo, llegó el turno de la abeja, quien aceptó la excelencia de la prueba de la culebra, pero agregó.

- Yo no puedo hacer una prueba como esa. Pero puedo hacer algo que nadie más en el mundo hace. Puedo desaparecer.
- Sin salir de aquí, ni esconderte bajo tierra.
- Exacto.

Dichas estas palabras, la abeja pidió a la culebra que se pusiera de espaldas para que no viera. Cuando la culebra se volvió, la abeja no estaba y por más que hizo, no pudo encontrarla. Tanteó toda la cueva con su lengua, incluida una plantita esmirriada que estaba en un rincón. La culebra debió admitir su derrota entonces.

Mientras el trompito bailaba, la abeja había encontrado el arbustillo de grandes hojas, dentro de las que se escondió cuando llegó su turno para la prueba. La plantita era una sensitiva, planta que cierra sus hojas al menor contacto. La abeja no tuvo más que posarse sobre la hoja cuando la culebra se puso de espaldas y la hoja la envolvió por completo.

La culebra no sabía esto y por eso fue engañada fácilmente. Tuvo que aceptar su derrota. Pasaron la noche juntas, cada una pensando en su suerte. Cuando finalmente llegó el día, la abejita abandonó aliviada la cueva. Llegó llorando en silencio a la puerta de la colmena, donde las intuitivas guardianas la dejaron pasar sin palabra, pues entendieron que había aprendido su lección.

Desde ese día, la abejita fue la más productiva de todas las hermanas. Cuando llegó el término de sus días, dio un sermón a las más jóvenes, donde les explicaba que si bien la inteligencia podía salvarles la vida. El vivir trabajando para la comunidad facilitaba la supervivencia de todas.


Categorías : Animales

Etiquetas : ,


Comentarios(4):

  1. esta_bien_la_lectura_osea_cul_bien_echa

    19 de octubre de 2009

    esta
    cul
    la
    lectura
    me
    encanto
    sigan
    asis
    no
    canbien
    su
    forma
    de
    trabajar
    me
    encanta
    son
    super
    geniales

    Karma: Thumb up 2 Thumb down 0

  2. rosa

    25 de noviembre de 2009

    es muy bonito esta super cul me encanto es bonito como la abeja trabajo para vivir en el mundo de rosa

    Karma: Thumb up 1 Thumb down 0

  3. richa

    7 de julio de 2010

    ja es muy bueno,yo trabaje en la escuela con este cuento

    Karma: Thumb up 1 Thumb down 1

  4. andrea

    23 de enero de 2012

    ja son muybueno

    Karma: Thumb up 0 Thumb down 0

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.




Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen

Recomendamos los siguientes contenidos de