Hansel y Gretel. La casita de chocolate

Hansel y Gretel. La casita de chocolate

Escrito por : isabel
29 septiembre 2009

 

En una choza muy pobre en las afueras del pueblo, vivía un leñador con su humilde familia. La miseria en que estaban sumidos era tan grande, que amenazaba sus vidas.

Desesperados por la situación, el leñador y su mujer conversaban una noche, intentando resolver el dilema de su supervivencia.

Hansel y Gretel

- Los niños van a morir de hambre.- decía angustiado el leñador.

- Deberíamos conseguirles un hogar adoptivo.- contestaba entre sollozos la mujer.

- Nadie adoptaría a los hijos de una familia tan pobre. ¿Qué haremos?

- Dejarlos en las orillas del bosque, cerca de palacio. Seguramente alguien los encuentre y les de abrigo.

Mientras los esposos conversaban sumidos en una enorme angustia, los hijos escuchaban horrorizados a sus padres. Y viendo que la situación era inevitable, acordaron un plan para retornar a su hogar.

Al día siguiente, sus padres los llevaron al bosque con la excusa de conseguir algún alimento. Cuando estaban en lo más espeso y fatigados, les ordenaron que descansaran. Antes que los niños se dieran cuenta, sus padres habían desaparecido dejándolos solos en la arboleda .

Hansel, había tomado la precaución de cargar con un trozo de pan duro, del cual sacaba miguitas para marcar el camino que transitaban en el bosque. Pero ni todos los panes del mundo le hubieran servido, pues los pájaros habían comido las migas que dejara. Ya no podrían regresar.

Anduvieron mucho tiempo por el bosque, sin tener idea de dónde estaba la salida. Hasta que en determinado momento, encontraron una casa. Su alegría era inmensa, estaban salvados. Cuando se acercaron a la casa, pudieron comprobar con gran sorpresa, que no era una casa común, era algo nunca visto, una casa fabricada con galletas y caramelos. Ante tal espectáculo, Hansel y Gretel se abalanzaron sobre la casa y comenzaron a comer todo lo que pudieron. Hasta que apareció una anciana que los observaba. Los niños se sintieron avergonzados de su conducta y se excusaron con la mujer.

- Lamentamos habernos comido su casa, señora. Hace días que no comemos.- dijo Hansel humildemente.

- No se preocupen, está para comer.- replicó la mujer, que los invitó a pasar.

La anciana les ofreció abundante comida y les permitió pasar la noche en su hogar. Ofreciendo llevarlos de vuelta a su casa, a la mañana siguiente.

Las cosas no siempre son lo que parecen, y la dulce ancianita no era más que una bruja malvada. Y sus intenciones eran devorarse a los niños. Mientras dormían, encerró a Hansel en una jaula hermética y obligó a Gretel a trabajar para ella.

La bruja pensaba que los niños estaban demasiado flacos para ser su banquete, por lo que, los obligaba a comer abundantemente. Cada día los pesaba para cerciorarse de su progreso, pero no veía los resultados, ya que Gretel, bajo las indicaciones de su hermano, había trabado la aguja de la balanza, para que nunca aumentara la marca.

Los niños estaban aterrados de la horrible bruja y el destino que les aguardaba, por lo que pensaron un plan de escape. Cierto día, mientras la bruja los sacaba de la jaula para pesarlos, Hansel le dijo a la bruja que la comida que preparaba en su caldero estaba quemándose. Gretel apoyaba las palabras de su hermano e insistía en la humareda que desprendía aquel guisado. La bruja fastidiada por la idea de desperdiciar la comida, fue a revisar el caldero para verificar lo que los niños decían. Mientras hacía esto, Hansel tomaba una pala del jardín y golpeaba a la bruja en la cabeza, quien cayó sobre el caldero. Con ayuda de su hermana, Hansel metió las piernas de la bruja dentro del caldero para que se cocinara en su propio guiso. Atizaron el fuego para acelerar la cocción y pronto se vieron libres de su prisión.

Los niños tomaron alimentos y algunas joyas que la bruja tenía, y salieron corriendo sin parar. Anduvieron mucho tiempo hasta que finalmente se toparon con un leñador, que casualmente era su padre.

Al verlos aparecer, el padre echó a llorar pidiendo perdón por su enorme error. Los niños lo perdonaron y le mostraron lo que habían obtenido de la bruja. Todos regresaron felices a su choza, donde la madre los recibió con mucho amor.



Comentarios(1):

  1. javiera

    8 de diciembre de 2011

    Es chulisimoo me encanta tengo que hacer un trabajo
    y me lo he leido como 3 veces
    jeejej :p
    Leedlo es genial..

    Karma: Thumb up 0 Thumb down 0

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.




Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen

Recomendamos los siguientes contenidos de