Fábula del león y el ratón

Las fábulas son historias cortas, que pueden estar narradas en verso y terminan con un mensaje educativo o moraleja. Los personajes siempre son animales u objetos imaginarios.

Las fábulas sirven para entretener y educar a los pequeños. Hoy te traemos una fábula muy conocida que se atribuye a Esopo, el esclavo de un filósofo famoso en la antigua Grecia, Janto.

La fábula del león y el ratón nos enseña lo valioso que es confiar en los otros. Con ella, los niños aprenden la importancia de una promesa, por pequeña que sea y también a confiar en las promesas de otros.

La fábula del león y el ratón:

Un león dormía muy tranquilo, mientras un ratón se le subió encima para jugar. El león despertó y atrapó al ratón.

Cuando estaba a punto de comérselo, el ratón suplicó perdón, a cambio de pagarle sobradamente, cuando llegase el momento apropiado. Al león le dio mucha risa y lo dejó partir sano y salvo.

No pasaron muchos días, hasta que unos cazadores atraparon al león y lo dejaron atado a un enorme árbol, con una gruesa cuerda. Justamente pasó por allí el ratoncito, quien al ver al león en apuros, corrió a socorrerlo y royó la cuerda hasta romperla.

Cuando el león estuvo libre, el ratón le reprochó por su burla anterior.
– Hace unos días te burlaste de mi promesa, pero los ratones sabemos ser agradecidos y cumplidos.