caperucita-roja

En un pueblo lejano vivía una niña hermosa a la cual todos conocían por Caperucita Roja, porque siempre usaba una caperuza de ese color.

Cierto día, su madre le pidió que llevara unos pasteles a su abuela que estaba enferma.

La niña se encaminó hacia la casa de su abuela, que vivía en un pueblo vecino. Para llegar a casa de la abuela, Caperucita debía atravesar un bosque, donde encontró a un lobo que estaba en el camino. El lobo le preguntó dónde iba y la niña en su inocencia le contestó.

El lobo, continuó su interrogatorio:

– ¿Vive muy lejos tu abuelita?

– Sí, pasando el bosque, en la primera casita del pueblo.

– Te apuesto a que puedo llegar primero. Iré por este camino y tú por aquel.- dijo el lobo y partió corriendo por el camino más corto.

La pequeña fue por el camino más largo, que el lobo le había indicado. Se entretuvo en cortar vallas y flores.

El lobo llegó primero y tocó a la puerta de la casa de la abuela. Como estaba enferma, la abuela preguntó desde la cama, quién era. El lobo fingió ser Caperucita y logró entrar. Cuando estuvo dentro, se lanzó sobre la pobre abuela y se la devoró, pues estaba hambriento. Cuando terminó, se metió en la cama, disfrazado de abuela y esperó a que llegara Caperucita.

Cuando Caperucita llegó, el lobo dio las mismas indicaciones a la niña, que la abuela le había dado antes a él, para que entrara. Al entrar la pequeña, el lobo dijo:

– Deja los pasteles sobre la mesa y ven a acostarte conmigo.

Caperucita Roja obedeció y se fue a acostar con la abuela, pero al verla notó algo extraño:

– Abuela, ¡qué brazos tan grandes tienes!

– Es para abrazarte mejor, hija mía.

-Abuela, ¡qué orejas tan grandes tienes!

– Es para oírte mejor, hija mía.

– Abuela, ¡qué ojos tan grandes tienes!

– Es para verte mejor, hija mía.

– Abuela, ¡qué dientes tan grandes tienes!

– ¡Para comerte mejor!

Y diciendo esto, el lobo se lanzó sobre Caperucita Roja y se la comió de un bocado.

Moraleja:
Las señoritas bonitas, amables y decentes, no deben hablar con cualquiera, pues pueden ser víctimas del lobo. El lobo puede adoptar muchas formas y siempre es peligroso.